¿Cuál es la mejor hora para entrenar?

Únete a la conversación

¿La mejor hora para entrenar es la que más aprovechamos?

La gente habla mucho sobre este asunto. Por un lado, tenemos los que defienden que entrenar por la mañana es la mejor estrategia para el éxito, porque nuestro cuerpo no está cansado. Del otro, tenemos los que juran que al final de la tarde es la mejor hora para quemar las calorías del día. Hoy vamos a descubrir quién tiene razón.

Los beneficios de entrenar por la mañana

Entrenar al principio del día es una excelente estrategia para mantener la consistencia de los entrenamientos. Al entrenar por la mañana, liberamos el día para otras obligaciones y evitamos que las tareas diarias y el trabajo se entrometa en nuestro entrenamiento.

Entrenar después de un día de trabajo exigente es a veces complicado. Por la mañana estamos frescos y listos para atacar un nuevo entrenamiento. Entrenar por la mañana es también la mejor manera de empezar el día con energía y centrarte en tus objetivos.

Es por eso que las personas más exitosas del mundo prefieren entrenar por la mañana. El que ya entrenó por la mañana sabe que hay pocas sensaciones tan dulces como terminar un entrenamiento y aún tener todo el día por delante, para cumplir con el resto de nuestros objetivos. Por fin, entrenar por la mañana tiene un impacto positivo en nuestro sueño, contrariamente al entrenamiento tardío que puede tener un efecto disruptivo debido a la adrenalina liberada durante el entrenamiento.

Los beneficios del entrenamiento al final de la tarde

Si no eres una persona madrugadora, y la idea de despertar a las 6 de la mañana te causa un sudor frío, tenemos buenas noticias: Estudios sugieren que tenemos una mayor tendencia a tener un mejor desempeño, principalmente en entrenamiento de alta intensidad, más al final del día, día. Varios estudios aseguran que nuestra fuerza y ​​flexibilidad son mayores durante la tarde y que la percepción que tenemos sobre la dificultad del entrenamiento es menor. Estos efectos se atribuyen a nuestro ritmo circadiano, nuestro reloj biológico que hace que nuestra temperatura corporal aumente ligeramente durante el día, teniendo como pico el final de la tarde.

Conclusión:

Lo más importante de la mejor hora para entrenar es la consistencia con la que entrenamos. Nuestro cuerpo tiene la capacidad de adaptarse para mejorar el entrenamiento a cualquier hora del día, para eso basta con un tiempo de entrenamiento y nuestro reloj biológico se adaptará para que tu cuerpo alcance su máximo rendimiento a esas horas. No olvides que, de acuerdo con tus objetivos e intensidad de los ejercicios, debes buscar los suplementos que te ayuden en las varias fases del entrenamiento  pre-entrenamiento, intra-entrenamiento y post-entrenamiento.

Los Comentarios están cerrados.