CHEAT MEALS, ¿SON NECESARIOS?

Únete a la conversación

Cheat meals, ¿Son necesarios?

Llega el viernes, el día más esperado por muchos porque empieza el fin de semana, no hay que trabajar, y podemos descansar y relajarnos sin preocupaciones. Sin embargo, tú sólo tienes en la cabeza una cosa: la pizza que te vas a comer más tarde, y acompañada de un refresco, y por supuesto no puede faltar un browniecon helado para cerrar con broche de oro. Suena maravilloso, pero, ¿Esto te está haciendo más daño que ayuda?

Muchas son las personas dentro del mundo de la salud, y sobre todo, del fitness, que recomiendan hacer un “Cheat Meal” o “Comida Trampa”, 1 ó 2 veces a la semana. Lo aconsejan porque así te puedes dar la libertad de disfrutar si llevas una dieta para la pérdida de peso, y según muchos, además acelera el metabolismo. Todo esto suena muy bien, pero la vida no es en blanco y negro, y en cuanto a nutrición se trata, menos todavía.

Si sigues un plan nutricional con el cual lo único en lo que piensas es en hacer la ´comida trampa´ durante toda la semana, entonces algo está fallando en tu dieta. Esto significa que tu plan actual es tan restrictivo, que te genera ansiedad por la comida, y sobre todo, no te permite disfrutar de ciertos alimentos en un día normal y corriente. Si te está pasando esto, lo ideal es que no hagas´comida trampa´, si no que entre semana, o simplemente, cuando a ti te  apetezca, y tu cuerpo te lo pida, te des un gusto.

Con esto, no quiero decir que tomes 1 trozo de tarta diaria. Me refiero a que sigas un plan alimentario, pero acorde a tus metas, y que se adapte a tus gustos, y estilo de vida. El hecho de que te comas 1 cuadrito de chocolate un día en particular, no hará que engordes, pero si te ayudará a calmar la ansiedad por el dulce, te mantendrá satisfecho, y no soñarás obsesivamente con la comida del viernes. Por ejemplo, si un miércoles quedas con un amigo para almorzar o cenar, no tendrás que cancelar o post-poner por el hecho de que no puedes comer nada más que no sea pollo y lechuga, y debes esperar hasta el viernes.

¿Cómo empezar? Primero, consulta con un nutricionista que te ayude a llevar un plan no restrictivo. Coméntale tus preferencias alimentariasy lo que no te gusta, para que en conjunto, puedas llegar a opciones saludables que te ayuden con los antojos durante tu rutina diaria, si ese es tu caso. Otro consejo importante, es que no te auto-sabotees. Si tienes alimentos a simple vista que te hacen ojitos para comértelos, escóndelos, o guárdalos en un armario, donde no los veas y los puedas tomar cuando realmente te provoquen, y no únicamente porque están ahí.

proteindessert

Si en algún momento tienes mucha ansiedad, o apetito, prueba tomando agua. Si esto no funciona, entonces piensa en lo que realmente te provoca. Si te provoca algo en específico y no cualquier cosa para saciar tu hambre, entonces no es hambre real.  Puedes comer algo saludable que calme tu ansiedad, dar un paseo, quedar con un amigo, y distraerte en general, si no, date un gusto, y pasa  página.

Puedes incluir muchos alimentos saludables para calmar tu ansiedad, como el chocolate negro con al menos más del 70%, las bolitas de chocolate con proteína de suero de Bulk Powders, yogurt con fruta, 1 pieza de fruta con una cucharada de mantequilla de almendras tostadas con chocolate amargo de Bulk Powders, 1 tortita proteica de Bulk Powders con mermelada sin azúcar o mantequilla de cacahuete o de avellanas con chocolate amargo de Bulk Powders también. Otras opciones son las infusiones como el té, un postre ligero hecho con harina de coco o cacahuete de Bulk Powders.

Lo importante, es que realmente escuches lo que tu cuerpo te pide y le hagas caso. Algunos días te pedirá pizza, otros te pedirá una ensalada verde,… todo está en el equilibrio.

Autora: Victoria Lozada, Dietista Nutricionista, y estudió un Master en Trastornos del Comportamiento Alimentario y la Obesidad, en la Universidad Europea de Madrid. Actualmente, mejora la salud y calidad de vida de sus pacientes mediante asesorías online. A través de sus redes sociales, demuestra que llevar un estilo de vida saludable no significa aburrirse, ni caer en la rutina. Además,  promueve la alimentación sana, sin obsesiones, utilizando siempre ingredientes y alimentos de calidad.

 

Los Comentarios están cerrados.