Consejos para retomar la rutina y volver al gimnasio

Únete a la conversación

CONSEJOS PARA RETOMAR LA RUTINA Y VOLVER AL GIMNASIO

Muchos son los que dicen que ir al gimnasio por primera vez es un gran paso. Lo comparan con aprender a montar en bicicleta. Al principio da un poco de miedo porque sabes que te vas a caer en los primeros intentos pero también sabes que es cuestión de practicar, y que conseguirlo merecerá la pena. Será más fácil cuanto más practiques, y por supuesto, cuando logres mantener el equilibrio…te sentirás muy orgulloso y feliz.

Antes de que el gimnasio y el entrenamiento se vuelvan un hábito, ocurre lo mismo que con la bicicleta. Por ello necesitas tiempo, constancia y voluntad para que pasen a ser parte de tu vida.

Está en tu mano y en las ganas que le pongas. Tú decides si lo que deseas es un estilo de vida más saludable y que sin duda te hará estar en mejor forma y sentirte mejor contigo mismo.

Pero, ¿qué ocurre cuando el hábito se rompe?

No es raro que nuestras rutinas de entrenamiento varíen y esto puede suceder por diferentes motivos: trabajo, viajes, situación económica, embarazo, enfermedad, lesiones,… Pero a veces la rutina se rompe, y retomar el hábito puede ser un auténtico reto e incluso un suplicio, a pesar de nuestras buenas intenciones.

En algunos casos volver resulta sencillo. La vuelta se produce a penas sin pensarlo, sin miramientos, y es como si el tiempo no hubiera pasado, como si nada hubiera ocurrido. Las primeras sesiones son duras pero te sientes bien, recuerdas porqué lo hacías y sabes que en breve cogerás la rutina de nuevo.

Sin embargo, esto no siempre es así. No siempre resulta tan fácil.

Cómo recuperar el hábito y volver al gimnasio tras un largo periodo de inactividad

Paso a paso.

La clave está en volver a la rutina de forma gradual. Puede que te falte motivación cuando vuelvas al gimnasio, es normal. También puedes sentirte incluso más cansado de lo habitual después del entrenamiento o durante el resto del día. Escucha a tu cuerpo. Observa los pequeños progresos que vas haciendo cada día y asegúrate de recuperarte y descansar adecuadamente.

Crea un plan

Suena sencillo y lo es. Crea un plan de entrenamiento y márcate una meta. Puede ser un plan semanal, mensual o para todo el año, no importa. Es importante que cuando llegues al gimnasio, recuerdes tu plan y la meta que te fijaste, pues será lo que te motive. Puede que haya días de desmotivación, de ganas de rendición total. No lo hagas y no desesperes, sigue entrenando, merecerá la pena y verás la recompensa.

/the-core-es/establecimiento-de-metas-para-el-exito-deportivo/

Haz lo que te guste más.

Ir al gimnasio no significa que te guste todo lo que haces durante el entrenamiento. Así que empieza haciendo aquello con lo que disfrutes más y eso hará que tu ánimo aumente y las ganas de volver al gimnasio también. Sin embargo, hacer lo que más te gusta no significa que no vayas a sufrir. Si no sufres un poco, es probable que no estés haciendo mucho por recuperar los buenos hábitos. Por supuesto, hay excepciones, pero ¡no te autoengañes con los ejercicios ´favoritos´ que elijas!

La clave está en encontrar un equilibrio entre lo que no te gusta y lo que realmente te hace disfrutar. Lo que no nos gusta suele mostrar generalmente nuestra parte más débil, esa que debemos trabajar, así que intenta no caer en la trampa y no post-pongas mucho ´ese ejercicio´ que tan poco te gusta.

Entrena con un amigo.

Algunas personas prefieren entrenar en solitario. Se ponen los auriculares y ¡listo, a entrenar! Pero no todo el mundo es igual y tiene la misma motivación y/o disciplina. Si ese es tu caso, lo ideal sería que encontraras a alguien que te acompañara, alguien con quien entrenar. Será mucho más fácil pues no sólo tendrás el compromiso de entrenar con esa persona, sino que cuando tengas un momento de ´bajón´, él/ella estará ahí para motivarte y no dejarte caer y/o abandonar.

Recompénsate.

En una línea similar a establecerse un plan de entrenamiento, cuando te marcas objetivos, es importante saber recompensarse. Cómprate ese par de zapatos que viste el otro día, sal a cenar, cualquier capricho que te satisfaga y te haga sentirte mejor contigo mismo.

Esto hará que más atractiva la idea de ir al gimnasio y el esfuerzo que haces en cada entrenamiento. Será como una inversión. Corre un poco más, levanta un poco más de peso, …y pronto empezarás a ver la recompensa dentro y fuera del gimnasio.

Asegúrate de que tu alimentación es la adecuada.

Tanto si estás intentando volver al gimnasio como si estás sacando brillo a tus zapatillas de deporte por primera vez, es importante que no descuides tu cuerpo en ningún aspecto, por lo que no sólo debemos centrarnos en el entrenamiento. Una buena alimentación será esencial y debes incluirla en tu plan.

Una dieta saludable te ayudará a sentirte mejor y obtendrás mejores resultados tanto durante el entrenamiento como en tu capacidad de recuperación después de hacer ejercicio.

Asegúrate de cuidar tu dieta y darle a tu cuerpo lo que necesita, no sólo para el momento del entrenamiento, también deberás proporcionarle los alimentos adecuados para recuperarse después.

Hay una larga lista de productos que te ayudarán con esto, te proponemos algunos de los suplementos más populares que puedes incluir en tu dieta: Pura Proteína de Suero™,  Omega 3 (aceite de pescado) en cápsulasComplejo Multivitamínico Completo™, etc. …

 

¡Buena suerte! Esto acaba de empezar y ¡Puedes lograrlo!

 

Otros artículos que pueden ser de tu interés

Guía de principiantes – DOMS

Los 7 suplementos para combatir el cansancio, el estrés y la fatiga

Los 5 mejores suplementos para ganar músculo

Consejos simples para los abdominales

Los Comentarios están cerrados.